2/15: Segundo día. Hoy me imagino que soy un Psicopedagogo Audiovisual asociado a YouTube.

Durante los últimos años me dijeron que mis ideas eran pura fantasía y que no podría conseguir trabajo. Pero nadie puede impedir que me imagine como sería, ¿no? 😀

Pues eso es lo que vamos a hacer. Durante 15 días escribiré mis experiencias ficticias en mis trabajos soñados. Un trabajo diferente cada día.

Este es el segundo día. Ayer fui Copywriter y Asesor Creativo para Helados Nestlé. Hoy me imagino que trabajo como Psicopedagogo Audiovisual asociado a YouTube.

Un psicopedagogo audiovisual es un puesto de trabajo que me he inventado. Tras haber visto medio YouTube entendí que esta plataforma podía ser una herramienta capaz de cambiar vidas. Hay un vídeo para cada persona. Un vídeo para cada situación.

La idea se basa en que cualquier persona con algún tipo de problema psicológico (depresión, problemas de autoestima, desánimo/decaimiento) se ponga en contacto conmigo. Esa persona me contará cuál es su historia pasada, su situación actual y sus perspectivas de futuro. Charlaríamos sobre sus sensaciones, sentimientos y contradicciones. Y luego hablaríamos de sus gustos: música, cine, series, videojuegos, etc.

En función de toda la información que recoja, podré hacerme a la idea de qué le está ocurriendo a esta persona. El diagnóstico clínico a mí no me convence. Las etiquetas y clasificaciones mejor para las frutas.

Le expuse la idea a los directivos de YouTube España y decidieron hacer un proyecto experimental conmigo. Y hoy, 27 de marzo de 2016, tengo a mi primer paciente.

Trabajo en las oficinas de YouTube España, pero ella prefirió hablar conmigo por chat. Ni siquiera quiso charlar por Skype. Y en cierto modo es entendible. El texto escrito aporta un colchón de comodidad, seguridad y control a la persona.

Mi primera paciente se llama Laura, es Madrid y tiene 23 años. Está trabajando como enfermera y vive con sus padres. Al parecer ha tenido una infancia y adolescencia muy feliz, pero esta época de su vida está siendo la peor. Y no sabe por qué.

Seguimos charlando y descubrimos un punto de inflexión. Hace tres años lo dejó con su novia y desde aquella no ha vuelto a sentir lo mismo por otra persona. Ha estado con otras chicas e incluso con algún chico, pero ninguno le ha aportado lo mismo.

La conversación se vuelve casi un monólogo por su parte. Yo me limito a guiarla con frases cortas y preguntas clave. Es muy fácil trabajar con ella. Parece que no ha tenido a nadie con quien hablar de forma sincera desde hace mucho tiempo.

Tras una hora escribiéndonos, nos despedimos. Releo toda la conversación, anotó los datos más relevantes y reflexiono durante otra hora.

Veo en Laura tres problemas fundamentales. No encuentro nada grave, pero están lastrando su felicidad. Y eso no puede permitirse.

El primer problema reside en que una relación sentimental la ha dejado demasiado marcada. No logra superar el recuerdo e intenta buscar las mismas sensaciones del pasado en nuevas personas. Pero esto no es factible. Cada persona es diferente y cada persona aporta situaciones y sentimientos únicos.

Lo bueno es que ya tengo en mi base de datos un vídeo muy bueno para reflexionar sobre este tema. Es de Korah, un youtuber español y le servirá para entender por qué debe dejar de intentar emular aquellas sensaciones y buscar otras nuevas.

El segundo problema de Laura se basa en un choque de su vida profesional con su vida personal. Trabaja de enfermera, usualmente en una planta de oncología. Las experiencias que está viviendo en su trabajo le afectan fuera del horario laboral. No logra desconectarse.

Me llevó bastante tiempo encontrar una forma de abordar este tema. Al final decidí intentar una cosa:

Cada vez que Laura salga del trabajo, tiene que ponerse una canción mientras conduce hacia casa. Siempre la misma, hasta que se convierta en una rutina. Tiene tres minutos de canción para liberarse y respirar. Y una vez termine la canción, es libre. Esos últimos acordes harán olvidar su dolor.

Quizá el primer día no funcione. Pero tras hacerlo diez veces, su mente asociará  esa canción con el final de su jornada laboral. Y le dará la bienvenida a su jornada personal.

Y además, nadie puede seguir amargado mientras escucha Best Day of My Life, de American Authors. Podéis ver el videoclip aquí:

Y el tercer y último problema de Laura deriva de la concepción de la vida que se tiene en Occidente. Laura cree que su vida está siendo insípida y plana. Ha dejado abandonados sus sueños de la adolescencia y es algo de lo que se arrepiente, aunque solo a medias. Tenía un talento para el patinaje artístico, pero en el fondo no le gustaba. Los interminables entrenamientos, la tensión antes de cada prueba, la exigencia de la competición… era demasiado. Laura decidió dejarlo y mucha gente de su entorno todavía se lo reprocha hoy en día. “Con lo que podías haber sido…” le dicen.

Pues no, no es así. Es importante conocer otras formas de ver la vida. A veces está bien pensar un poco en quiénes somos y qué es lo que queremos. Conocernos y tomar decisiones.

Mirad este vídeo de Odín Dupeyrón. No solo Laura tiene que ver este vídeo. Todo el mundo debería.

Me llamo Samuel Vargas, alias Dandumn, y hoy me he imaginado trabajando como Psicopedagogo Audiovisual asociado a YouTube.

De algo tenían que servir tantas horas viendo vídeos 😀

 

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

© 2017 El blog de dandumn

Theme by Anders NorenUp ↑