4/15: Cuarto día. Hoy me imagino trabajando como escritor creativo para Just Eat.

Durante los últimos años me dijeron que mis ideas eran pura fantasía y que no podría conseguir trabajo. Pero nadie puede impedir que me imagine como sería, ¿no? 😀

Pues eso es lo que vamos a hacer. Durante 15 días escribiré mis experiencias ficticias en mis trabajos soñados. Un trabajo diferente cada día.

Cuarto día. Hoy me imagino que trabajo como escritor creativo/copywriter para Just-Eat España.

Just Eat es una empresa que mi mente asocia con alegría. Es automático. Veo ese logo y vienen a mi cabeza centenares de pequeños momentos de felicidad. Nadie está triste mientras pide comida a domicilio. Es una especie de tratamiento de choque contra la depresión. Cura todos los males.

Comencé a trabajar para ellos después de que sus ojeadores vieran que tengo cierta facilidad para la escritura gastronómica. Supongo que es por ser gallego. Aquí no comemos. Aquí COMEMOS. Y además, la mayor parte de la socialización de los gallegos y gallegas gira en torno a la comida. Es nuestro punto de reunión. Nuestra excusa.

Churrasco, pulpo, percebes, marisco, empanadas, Estrellas, vermús, queimada… No son alimentos sin más. Son elementos de reunión y cohesión social. Navidades, magostos, carnavales, fiestas patronales. Todo gira alrededor de la comida.

Mi visión de Just Eat agrupa todos estos sentimientos, pero adaptado a los nuevos tiempos. Solo tienes que cambiar el churrasco por kebabs y las empanadas por pizza. Pero es lo mismo: buscar una excusa para no hacer de comer y disfrutar con tu gente. Pero en vez de ir á Feira do Pulpo de O Carballiño, estamos en casa  y decidimos tramar un plan:

-¿Y si pedimos comida?

Vaya frase más ilusionante. Da igual que te apetezca ese grandioso döner de tu restaurante favorito. Ese kebab que ni siquiera sabes cómo empezar a comer. Lo llenas de deliciosas salsas por todos lados. Que rebose bien. Y mientras lo comes te embadurnas las manos y la boca, pero a nadie le importa. Es un momento único y no estás para preocuparte por las apariencias. Solo necesitas tener paciencia con toda la comida que se está cayendo. La recoges y la vuelves a meter en su sitio. Y… ¡ñam!, para el lugar que le corresponde. Ese trozo de carne no tuvo tiempo a sufrir en la fría porcelana de tu plato. Ya está en casa.

Quizá tu boca también comience a salivar mientras piensas en una pizza recién hecha.

Imagina ese momento en el que tienes la caja con su correspondiente pizza encima de tus rodillas, pero no puedes abrirla porque falta gente. Notas en las piernas el calor que emite esa maravilla circular. Casi puedes degustar su sabor mediante el olor. Huele a jamón, a bacon y a queso. Mucho queso. Te imaginas como el queso se funde y da una cohesión perfecta de la mezcla. Incluso puedes llegar a intuir la crujiente cremosidad que provocará el contraste con la masa de la pizza. Maravilloso.

La comida no es solo comida. La comida es amistad, ilusión y felicidad.

Quizá pienses que me he ido por las ramas y no te he contado mi trabajo. Pero no es así. Just Eat me ha contratado como copywriter y mi misión es trasladar sensaciones, recuerdos y emociones a través de las palabras, con la comida como eje principal.

Y eso es exactamente lo que he hecho.

Me llamo Samuel Vargas, alias Dandumn, y hoy me he imaginado trabajando como copywriter para Just-Eat.

Buen provecho 😀

 

 

1 Comment

  1. You happen to be an exceptionally believable author. I can envisage that as part of your piece. You do have a strategy for entering make info of which glow to a large extent leisure pursuit.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

© 2017 El blog de dandumn

Theme by Anders NorenUp ↑