Durante los últimos años me dijeron que mis ideas eran pura fantasía y que no podría conseguir trabajo. Pero nadie puede impedir que me imagine como sería, ¿no? 😀

Pues eso es lo que vamos a hacer. Durante 15 días escribiré mis experiencias ficticias en mis trabajos soñados. Un trabajo diferente cada día.

Quinto día. Ayer me imaginé  que era escritor creativo para Just Eat. Hoy me invento un trabajo: guionista para YouTubers.

Es obvio que este trabajo solo podría ser viable con los YouTubers más famosos. Pero bueno, esta es mi imaginación y hago lo que quiero. En mi mente funciona todo.

YouTube es un océano. Y como bien sabréis, los océanos están llenos de cosas maravillosas, pero también de mucha mugre. En sus aguas puedes ver desde corales marinos hasta residuos radioactivos rodeados de chatarra. Lo bueno es que si navegas con cuidado siempre te encuentras con canales que merecen la pena.

Hoy trabajaré como guionista para Carles Caparrós, más conocido como Korah.

El trabajo de un guionista para YouTubers surge de una necesidad primaria para estos: si quieren permanecer, necesitan constancia. Y todos sabemos que no hay cosa que más cueste en la vida que ser constante. Pero para eso estoy aquí.

El canal de Korah es un canal híbrido. Si me preguntan, lo dividiría en tres secciones: doblajes, reflexiones y deporte. No es casualidad que yo trabaje en esta “empresa”, habiendo otras mucho más “grandes y beneficiosas”. Elegí trabajar aquí porque es un canal que me gusta. Por tres razones:

  1. Aparte de partirte el pecho con sus “Doblando Virales” o de motivarte a hacer ejercicio, Korah te habla de temas que pocos YouTubers tratan. Sentimientos, reflexiones, pensamientos y sensaciones. Cosas interesantes, aunque interesen a pocos. Entiendo que para algunos resulten un coñazo que no viene a cuento. Pero para mí son como respirar un poco de aire puro entre tanta polución audiovisual.
  2. Korah hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere. Ni metadatos, ni audiencias, ni SEO, ni CPM, ni leches. Trabaja a su manera. Es libre y le va bien así. Y eso me gusta.
  3. Para Korah YouTube es un medio, no un fin. Esto es importante. Muy importante. Yo tampoco trabajo aquí porque mi sueño sea ser guionista para Youtubers. Me gusta y lo disfruto, pero he venido a experimentar y a conocer gente. YouTube es un trayecto sin un destino predefinido. Te lo vas a pasar bien y conocerás nuevos caminos y personas. Pero no estás aquí para caminar toda la vida. Algún día saldrás de la carretera. Y cuando salgas, es importante que no te quedes en la cuneta.

El caso es que el tiempo ha avanzado y Korah cada vez saca más frutos de su canal de YouTube. Pero le jode no tener un hueco para la gente que en cierto modo ha convertido sus semillas en frutos: aquellos y aquellas que lo siguen.

Cuando está agobiado y no tiene tiempo para pensar, contacta conmigo. Yo le paso una batería de ideas y discutimos cuáles son las más interesantes. Quizá le interese que hagamos un guión de doblaje para un vídeo que se está volviendo viral. Quizá le resulte más interesante que hablemos sobre los beneficios a nivel lumbar que aporta el Curling. O quizá solo quiera hablar de un tema y reflexionar un poco.

El caso de hoy es este último. Llega el domingo y no hay nada preparado. Así que hemos decidido hablar de un tema relativamente interesante. Una patología que está surgiendo con la popularización de Youtube. La denominada:

“Pseudoamistad youtubeana”

Desde hace unos años se está produciendo un fenómeno un tanto interesante. YouTube sirve en cierto modo como un sucedáneo de las redes sociales. Miles de personas se ponen diferentes YouTubers y pasan las tardes. Dado que suben vídeos a diario o casi a diario, la relación es constante. Poco a poco se convierte en sus amigos. Y en cierto modo es entendible que así los consideren. Son demasiadas horas, risas y experiencias juntos. Si no fuera porque no están juntos.

La interacción es únicamente unidireccional, pero muchos seguidores no tienen esa concepción. No logran verlo. Si algún día tuvieran a su lado a alguno de estos YouTubers, le hablarían como a un amigo de toda la vida. Le abrazarían y se tomarían confianzas. Seguro que entendéis de qué estamos hablando.

Sin profundizar demasiado en el tema, os explico la escaleta básica que hemos ideado para el vídeo.

Escaleta

  1. Saludo y variedades/gilipolleces de rigor.
  2. Introducción del tema: Youtube y la pseudoamistad. (Abordarlo de una forma distendida, pero adquiriendo la seriedad necesaria de forma progresiva)
  3. ¿Qué personas y qué edades son más vulnerables? (Apartamos a Ramiro y a Elvira siete veces del plano)
  4. ¿Provocan todos los canales esta falsa sensación de amistad e interacción?
  5. ¿Qué coño nos pasa en la cabeza para que esto ocurra? (Acercamiento a nivel de psicología social)
  6. ¿Cómo podemos solucionarlo?
  7. Conclusiones finales y despedida.
  8. Entrenamos 5 horas y media de MMA

Esta sería la idea. Obviamente no puedo poner aquí el desarrollo completo, porque si no el vídeo del domingo no tendría ninguna gracia para vosotros 😀

Me llamo Samuel Vargas, alias Dandumn, y hoy me he imaginado que trabajo como guionista para YouTubers.

Me he marcado la del partner, vamos.